Análisis de la dinámica laboral y empresarial según el tamaño de las empresas - Diciembre 2015 a marzo 2017

El presente dossier tiene por objetivo analizar la evolución en la cantidad de trabajadores y de empresas registradas en el sector privado durante el último año y medio, correspondiente a la gestión de Cambiemos. Los datos disponibles alcanzan hasta marzo 2017 (ver nota metodológica al final). En el primer apartado se analizan los datos generales correspondientes al mercado de trabajo, tanto en lo referido a los datos recientes de desocupación de INDEC, así como las series de trabajo registrado privado estacionalizado como desestacionalizado. En la segunda parte, se aborda la dinámica de expulsión –y leve recuperación – del empleo atendiendo al tamaño empresa. En una tercera sección, se analiza la destrucción de firmas, considerando el tamaño de las mismas y las actividades a las cuales pertenecen. Finalmente, se esbozan conclusiones.

En el primer apartado se puede percibir que la generación de puestos de trabajo de los últimos meses se relaciona casi exclusivamente con la estacionalidad del empleo. En los apartados siguientes se puede observar las diferencias de la dinámica según tamaño de empresa: no sólo las grandes firmas protagonizan principalmente la expulsión de trabajadores (sobre todo en la primera etapa), sino que además, son las empresas más pequeñas las que lideran las nuevas contrataciones (tal como se mencionó, empleo estacional).


1. La retracción en el mercado laboral: números a marzo 2017

La situación del mercado de trabajo en la Argentina ha evidenciado un cambio de tendencia. Este cambio puede percibirse en los datos publicados recientemente por el INDEC relacionados con la tasa de desocupación, donde la desocupación alcanzó el 9,2%. Incluso en la última medición correspondiente al primer trimestre de 2017 se observa un incremento de 212.000 nuevos desocupados (proyectados a la población total representan unos 337.000 casos entre 4T2016 y IT2017). De ellos, 131.000 corresponden a destrucción de empleos sobre la muestra de EPH (proyectados a la población total representan 208.200 puestos menos), mientras que 80.000 casos refieren a trabajadores que se incorporaron a la PEA (proyectados a la población total implican 128.600 casos).

En lo referido al empleo privado registrado, se observa una sostenida expulsión de trabajadores experimentada desde fines de 2015 hasta mediados de 2016, a la que le sigue una leve recuperación de puestos de trabajo pero impulsados principalmente por demanda de empleo estacional. Es decir, no se percibe en el mercado de trabajo demanda adicional de empleo por fuera de lo “habitual” en cada momento del año.

Los datos del Sistema Integrado y Previsional Argentino –publicados por el MTEySS (1)- que incluye sólo empleo privado registrado (no considera la destrucción de empleo informal y en el sector público) muestran en la serie “original” estacionalizada del Gráfico 1, la reducción vertical supuso una pérdida de 131 mil puestos en 7 meses – noviembre 2015 a julio 2016- y considerando la serie desestacionalizada se trató de una reducción de 80 mil puestos en igual periodo.

En el “segundo semestre” de 2016 la evolución de la curva estacionalizada muestra una recuperación de empleo, que sin embargo no logra retornar a los niveles previos de 2015. En efecto, a marzo de 2017 aún se contabilizan más de 23 mil puestos menos que los datos registrados a fines de 2015 (serie “original” estacionalizada), y más de 51 mil puestos menos si se considera la serie desestacionalizada.

Es decir, si bien la serie estacionalizada muestra recuperación de puestos, al quitar el efecto de estacionalidad, los puestos incorporados se reducen sensiblemente. Se puede notar que el 63% de los puestos generados son resultado de estacionalidad.

En suma, la retracción del mercado de trabajo ha asentado un nuevo nivel de empleo, un nivel más bajo que en el periodo anterior.


2. Una dinámica heterogénea: las grandes son las que más expulsan, la pymes intentan recuperar

Las pequeñas y medianas empresas involucran cerca del 80% de su producción a la venta en el mercado interno y se han visto serian afectadas por la reducción de poder adquisitivo y consiguiente caída del consumo interno, los incrementos de precios vía costos tarifarios y la creciente e irrestricta apertura importadora. Amén de ello, no  han sido las primeras en expulsar trabajadores y, muy por el contrario –y a diferencia de las empresas más grandes-, han sido las que han recuperado en los últimos meses una parte de los puestos de trabajo perdidos.

La evolución de la cantidad de trabajadores según tamaño de empresa se corresponde con la serie del Cuadro 2, entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 (último dato disponible).

Si analizamos el periodo vis à vis y la tasa de despidos según tamaño de empresa, se observa un aumento de la expulsión de fuerza de trabajo a medida que aumenta el tamaño de la empresa.

En el primer tramo, las empresas del segmento más pequeño, con menos de 100 trabajadores, han aumentado levemente su plantilla de trabajadores, a una tasa de 0,24% mensual acumulativa entre diciembre 2015 y marzo 2017. Cabe indicar que hasta septiembre 2016 este segmento registraba una reducción de 31.772 trabajadores, y la recuperación posterior arroja un saldo positivo a marzo de 7.941 trabajadores adicionales respecto de diciembre 2015.

Las empresas de entre 100 y 2.500 trabajadores cesantearon a razón de 0,66%, por debajo del promedio general de 0,80%. Registran en todo el periodo un neto de 16.812 trabajadores menos.

Por su parte, las empresas que detentan más de 2.500 trabajadores concentran el grueso de los despidos, ya que han reducido sus planteles laborales desde diciembre con una caída de 6,56% entre diciembre de 2015 y marzo de 2017, totalizando 44.059 despidos. Ello da cuenta de una marcada disparidad en los comportamientos de grandes y pequeñas empresas.

Tal como se mencionó, son las pymes quienes lideraron la relativa recuperación de empleo, mientras que las grandes empresas mantienen los mismos planteles derivados del comportamiento expulsivo. Así entonces, si a septiembre de 2016 los despidos en las empresas de más de 2500 trabajadores representaban el 52% del total de despidos, en marzo de 2017 ascienden al 83% de los mismos.

Este comportamiento ha modificado la participación de las empresas en la generación de empleo según su tamaño (como se observa en el Cuadro 3).

Las pymes con menos de 100 trabajadores han aumentado algo más de 0,5 puntos porcentuales su participación sobre el total de 6.529.891 ocupados formales, pero ha sido un fenómeno explicado por el sostenimiento de los puestos de trabajo en el marco de la expulsión de trabajadores en otros segmentos de empresas. En esa misma línea, el segmento de empresas de entre 100 y 2.500 trabajadores incrementaron levemente su participación en 0,06 p.p. En cambio, las empresas con más de 2.500 trabajadores redujeron su participación en el orden del 0,59 p.p. entre diciembre y septiembre.


3. La crisis trajo concentración: menos empresas en actividades críticas

Del mismo modo que se ha modificado el comportamiento del mercado de trabajo, la morfología de los mercados también ha sufrido mutaciones. Al igual que en cada periodo histórico signado por crisis, se produce una concentración en el orden empresarial: menos empresas, y de mayor tamaño.

En efecto, la amplia mayoría de las empresas desaparecidas refieren a empresas de menos de 100 trabajadores, ascendiendo a 3.198 en total entre diciembre 2015 y marzo de 2017. Por otro lado, son 107 las empresas que dejan de existir, con un rango de ocupados entre 101 y 2.500 trabajadores, mientras que sólo hay una baja de 4 empresas de más de 2.500 trabajadores.

Por último, la desaparición de empresas más chicas, de hasta 100 trabajadores, se aceleró los últimos meses. Entre septiembre 2016 y marzo 2017 pasaron de ser 1.992 bajas, a un total de 3.087 casos. Esto es llamativo dado que son estas mismas empresas las que encabezaron las contrataciones (de empleo estacional) en el período septiembre 2016 a marzo 2017.

Considerando las actividades donde mayormente desaparecieron empresas (Cuadro 5), se observa que la reducción de empleadores se concentra en Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca (1.492), Industria manufacturera (1.387), Construcción (1.076) y Servicios de transporte y almacenamiento (1830). Compensan en parte esta reducción el incremento en Servicios de alojamiento y servicios de comida (1.950). Ello pareciera indicar una retracción explicada por la crisis de las economías regionales y asimismo por el sector industrial, ostensiblemente afectado en el último año y medio (48.706 trabajadores industriales menos en la serie estacionalizada, los cuales ascienden a 51.275 en serie desestacionalizada). Asimismo, tanto la construcción y los servicios asociados tanto a industria y construcción experimentaron un repliegue que explica la destrucción de empresas. En todos estos sectores se fortalece, entonces, un proceso de concentración empresarial.

Finalmente, y como dato no menor que se suma a la desaparición de empresas, cabe adicionar que hacia el mes de abril 2017 el INDEC reportó una capacidad instalada ociosa que superó el 35%, mostrando niveles históricos de paralización productiva.


Conclusiones

La retracción en el mercado laboral: números a marzo 2017

  • La retracción del mercado de trabajo desde fines de 2015 ha asentado un nuevo nivel de empleo, más bajo que en el periodo anterior. A marzo de 2017 aún se contabilizan más de 23 mil puestos menos (serie “original” estacionalizada), y más de 51 mil puestos menos si se considera la serie desestacionalizada.
  • A la sostenida expulsión de trabajadores experimentada desde fines de 2015 hasta mediados de 2016, le sigue una leve recuperación de puestos de trabajo pero impulsados principalmente por demanda de empleo estacional. Es decir, no se percibe en el mercado de trabajo demanda adicional de empleo por fuera de lo “habitual” en cada momento del año.

Una dinámica heterogénea: las grandes son las que más expulsan, la pymes intentan recuperar

  • Las empresas del segmento más pequeño, con menos de 100 trabajadores, han aumentado levemente su plantilla de trabajadores, a una tasa de 0,24% mensual acumulativa entre diciembre 2015 y marzo 2017. Cabe indicar que hasta septiembre 2016 este segmento registraba una reducción de 31.772 trabajadores, y la recuperación posterior arroja un saldo positivo a marzo de 7.941 trabajadores adicionales respecto de diciembre 2015.
  • Las empresas de entre 100 y 2.500 trabajadores cesantearon a razón de 0,66%, por debajo del promedio general de 0,80%. Registran en todo el periodo un neto de 16.812 trabajadores menos.
  • Las empresas que detentan más de 2.500 trabajadores concentran el grueso de los despidos, ya que han reducido sus planteles laborales desde diciembre con una caída de 6,56% entre diciembre de 2015 y marzo de 2017, totalizando 44.059 despidos.
  • Las pequeñas y medianas empresas involucran cerca del 80% de su producción a la venta en el mercado interno y se han visto serian afectadas por la reducción de poder adquisitivo y consiguiente caída del consumo interno, los incrementos de precios vía costos tarifarios y la creciente e irrestricta apertura importadora. Amén de ello, no han sido las primeras en expulsar trabajadores y, muy por el contrario –y a diferencia de las empresas más grandes-, han sido las que han recuperado en los últimos meses una parte de los puestos de trabajo perdidos.
  • Son las pymes quienes lideraron la relativa recuperación de empleo, mientras que las grandes empresas mantienen los mismos planteles derivados del comportamiento expulsivo. Así entonces, si a septiembre de 2016 los despidos en las empresas de más de 2500 trabajadores representaban el 52% del total de despidos, en marzo de 2017 ascienden al 83% de los mismos.

La crisis trajo concentración: menos empresas en actividades críticas

  • Al igual que en cada periodo histórico signado por crisis, se produce una concentración en el orden empresarial: menos empresas, y de mayor tamaño.
  • La amplia mayoría de las empresas desaparecidas refieren a empresas de menos de 100 trabajadores, ascendiendo a 3.087 en total entre diciembre 2015 y marzo de 2017. Esta destrucción se aceleró los últimos meses. Entre septiembre 2016 y marzo 2017 pasaron de ser 1.992 bajas, a un total de 3.198 casos. Son 107 las empresas que dejan de existir con un rango de ocupados entre 101 y 2.500 trabajadores. Sólo hay una baja de 4 empresas de más de
  • 2.500 trabajadores. Esto es llamativo dado que son estas mismas empresas las que encabezaron las contrataciones (de empleo estacional) en el período septiembre 2016 a marzo 2017. Se puede concluir que son las grandes empresas las que marcar el pulso en lo referido a sostener en la actualidad niveles de empleo sensiblemente menores a los de 2015 y que aceleran el proceso de concentración.
  • La retracción en cantidad de empresas pareciera explicarse por la crisis de las economías regionales y asimismo por el sector industrial, ostensiblemente afectado en el último año y medio (48.706 trabajadores industriales menos en la serie estacionalizada, los cuales ascienden a 51.275 en serie desestacionalizada).
  • Asimismo, tanto la construcción y los servicios asociados tanto a industria y construcción experimentaron un repliegue que explica la destrucción de empresas. En todos estos sectores se fortalece, entonces, un proceso de concentración empresarial.

Nota metodológica

La base de datos se publica mensualmente por la Administración Federal de Ingresos Públicos –AFIP- en los Boletines Mensuales de Seguridad Social. La misma posee una serie histórica con la cantidad en valores absolutos de empleadores asegurados/afiliados y trabajadores cubiertos. Corresponde a DDJJ presentadas en el mes indicado y el anterior, correspondientes al período cuyo vencimiento operó ese mes (no incluye DDJJ de períodos posteriores o anteriores ya vencidos).


Notas al pie

(1) Se puede percibir algunas diferencias entre la serie SIPA publicada por el MTEySS y la que expone la AFIP. Esto se relaciona con la incorporación o no de determinadas empresas dentro del sector privado en una y otras serie.


Descargue el informe

Para descargar el informe haga clic en este enlace.

Contacto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.