Análisis de la situación comercial de la ciudad de Bahía Blanca

Tal como se mostró en el último informe del CEPA sobre el sector en Bahía Blanca (1), el principal problema al que se enfrenta el sector comercial es la contracción del mercado interno producto de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, jubilaciones, asignaciones universales -que en la ciudad de Bahía Blanca ronda el 16% (2) - en los tres años de gestión de Cambiemos.

En este marco de pérdida de poder de compra de los salarios, la situación se complejiza al sumar al análisis la dinámica laboral, que exhibe la destrucción de puestos de trabajo en el ámbito privado. De hecho, los últimos datos laborales publicados por el INDEC en la ciudad de Bahía Blanca evidencian un salto en la desocupación de 2,3 puntos porcentuales entre el cuarto trimestre de 2017 y 2018 (pasando de 7,1% a 9,4%).

Estos indicadores reflejan los impactos derivados de la crisis cambiaria del año 2018, que se vió agravada por la utilización de la tasa de interés para contener la escalada del dólar (a partir de las limitaciones impuestas por el FMI). Este proceso generó severas consecuencias para los comercios por doble vía: por un lado, la imposibilidad de acceder al crédito y, por otro, los aumentos en los intereses de los costes de las tarjetas, lo que implica un nuevo golpe al bolsillo de los consumidores, profundizando la caída en las ventas.

Adicionalmente, el mantenimiento de la quita de subsidios en los servicios públicos (en el marco del ajuste fiscal pactado con el Fondo) profundiza la caída en la rentabilidad de las PyMEs en general y de los comercios en particular.

La importancia del sector comercial en la economía local queda en evidencia por su participación en el total de la actividad económica y su contribución en la generación de empleo, representando el 56% del sector terciario de la economía local (que representa el 70% de todas las PyMEs locales) (3).

En este sector se destacan la venta de autos, camiones y motos, venta de repuestos, venta de combustibles al por menor, comercio mayorista y comercio minorista, en el que se destaca la presencia de supermercados e hipermercados, verdulerías y fruterías, carnicerías, pescaderías, farmacias, locales de venta de indumentaria y calzado, artículos para el hogar, iluminación, muebles, materiales de construcción, ferreterías y pinturerías, librerías, insumos informáticos, relojerías y joyerías, jugueterías y artículos deportivos, equipos informáticos, de audio y televisión, entre otros.

El presente informe se basa en un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) a casi 120 comercios pertenecientes a la localidad de Bahía Blanca en el mes de marzo del presente año. El objetivo principal es estudiar el desempeño de los comercios, durante el año 2018, identificando las principales problemáticas que afectan su actividad.


Universo de la muestra

El universo de la muestra consta de tres elementos: su ubicación geográfica, el sector en el que se insertan los comercios y la cantidad de trabajadores que son empleados por cada empresa.

Como puede verse en el gráfico 1, el 21,2% de las encuestas fueron relevados en la zona del centro, seguido por el barrio Noroeste (16,9%), Universitario (11%), Villa Mitre (10,2%) y Villa Rosas (9,3%). Le siguen Km. 5 (4,2%), Pedro Pico (4,2%), Mariano Moreno (3,4%), Bella Vista, (2,5%), Pacífico (2,5%) y La Falda (1,7%).

A partir del más el centenar de relevamientos completados, la distribución sectorial, evidenciada en el gráfico 2, indica una fuerte participación del sector de alimentos y bebidas, equivalente al 37%. Vale la pena señalar que dentro de este sector se incluyen almacenes y despensas, verdulerías, carnicerías y kioscos. El segundo sector más representativo es el vinculado a los comercios de indumentaria y textil (incluye blanquería) representando 8,5% de la muestra. Le siguen calzado y marroquinería (7,6%), perfumería y farmacia (5,9%), construcción (5,1%), electrónica y artículos para el hogar (5,1%), automotores (4,2%), peluquería (3,4%), amoblamiento y decoración (2,5%), esparcimiento (2,5%) y ferreterías (2,5%), entre otros.

Por último, el universo del relevamiento presenta una división entre el tamaño de los comercios, específicamente en la cantidad de trabajadores empleados en cada establecimiento. En este sentido, como puede verse en el gráfico 3, el 84% de los comercios relevados tiene entre 1 y 5 trabajadores, el 9% entre 6 y 10, el 4% entre 11 y 20 y, en cuarto lugar, más de 21 trabajadores representa el 3% de la muestra.


El 2018 de los comercios en la ciudad

Tal como ha ocurrido en el conjunto de la economía, el 2018 se presentó como muy complejo para los comercios de Bahía Blanca. Los impactos de la devaluación, en términos de poder adquisitivo, implicó una merma sustancial del poder de compras de los salarios. A su vez, las medidas gubernamentales orientadas para frenar el dólar (aumento de la tasas de interés) implicaron la desaparición de las cuotas sin interés, lo que también generó una caída de las ventas.

Situación general de los comercios

Los resultados muestran que el 39% de los comercios relevados afirma haber atravesado una fase de achicamiento y el 37,3% presenta estancamiento durante todo el año 2018. Lo que implica que el 76,3% de los encuestados indicó haber tenido un 2018 peor que el año anterior. Por otro lado, el 20,3% de los comercios de la ciudad señala un crecimiento normal, mientras que tan sólo el 3,4% indicó haber atravesado una dinámica de crecimiento acelerado.

Las ventas: en caída libre

A su vez, al estudiar la situación de las ventas, existe una consonancia con lo que se menciona respecto de los registros a nivel nacional. El gráfico 4 muestra que el 65,3% de los comercios relevados expresa que las ventas disminuyen, mientras que tan solo el 7,6% manifiesta que las mismas aumentan. El restante 27,1% considera que no hay grandes variaciones en lo que va del año.

Al analizar la dimensión de la caída de las ventas, es posible ver que el 28,6% de los encuestados señaló que las ventas cayeron entre 20% y 30%, siguiéndole en importancia el 26%, que señaló que las ventas cayeron entre el 10% y el 20% durante el año 2018. El 13% que indicó que la caída en las ventas fue de entre 30% y 40%.

Por otro lado, en el 7,6% del total de los comercios que aumentaron sus ventas, es posible ver que las variaciones se dividen en: 44,4% aumentos de 5% a 10%, el 33,3% de crecimiento entre 20% y 30% y, por último, el 22,2% entre 10% y 20%.

La evolución de los ocupados

En relación con la evolución de la cantidad de ocupados en los comercios, el 20,3% de los encuestados señalan que despidió trabajadorxs en el 2018, mientras que sólo el 1,7% declara haber aumentado la planta laboral.

Por otro lado, el 78% indica que no hubo variaciones en el último año, con la particularidad de que la mitad de los comercios manifiestan haber expulsado trabajadorxs los años anteriores y que, en muchos casos, pasan de tener empleados a que los dueños se hagan cargo de los locales comerciales.

Situación de las inversiones

Tal como se observa en el gráfico 9, de las empresas relevadas, el 71% no realizó inversiones durante el 2018, mientras que el 29% restante invirtió en dicho período.

Al analizar el comportamiento de las inversiones durante el año 2018, el panorama presenta resultados que apuntan a las inversiones como un termómetro que permite dar cuenta, en parte, las expectativas acerca del contexto macroeconómico del país.

Las ventas en las fiestas

Los comercios tienen, en el fin de año, fechas importantes en lo que respecta a la dinámica de las ventas donde, en general, logran ventas que les permite morigerar el impacto de la caída de las ventas en los meses de verano típicamente vacacionales. En este contexto, tener el dato respecto a la evolución de las ventas resulta trascendental.

Del total de los encuestados, el 57% señaló que las ventas en las fiestas de 2018 fueron menores que en el mismo periodo del año anterior. Para el 31% no hubo grandes movimientos y sólo para el 12% las ventas en las fiestas aumentaron.

Los principales problemas de los comerciantes

El gráfico 9 muestra los principales problemas referidos por los comerciantes, siendo el costo de los servicios públicos (8.6) el principal de ellos. Le siguieron: la caída de las ventas (7.08), la disminución de la rentabilidad (7.07)  y, en cuarto lugar, los elevados costos financieros (5.81).

Por otro lado, los problemas que menor valoración tienen, de acuerdo con las empresas encuestadas, son: el aumento de la venta electrónica (3.69), las dificultades para obtener financiamiento  (4,4) y los aumentos en la mano de obra (4.47)

Perspectivas para el 2019

Luego de considerar la evolución reciente del conjunto de los encuestados, el relevamiento indaga sobre qué es lo que esperan los comerciantes de la ciudad para lo que queda del corriente año.

El 58,5% de los encuestados reflexiona que las ventas disminuirán en los próximos meses, mientras que el 13,6% supone que aumentarán. A su vez, el 22,9% espera una reducción de los empleados ocupados en sus negocios, con el consiguiente aumento del desempleo en la ciudad. Por otro lado, sólo el 4,2% supone que aumentan las plantillas laborales en sus negocios.

Cuando se consulta respecto a la evolución del equipamiento (incorporación de nuevas heladeras o mostrados, por ejemplo), el 11,9% señala que aumentara. En sentido opuesto, el 8,5% indica que se reducirán.

Ante la pregunta acerca de una posible ampliación de la superficie del negocio, el 7,6% indicó que la verán reducida, mientras que el 6,8% que aumentará los metros, ya sea ampliando o abriendo nuevos locales.

Por otro lado, al consultar respecto de la evolución de la rentabilidad durante el año 2019, el 53,4% preveé que verán reducida su rentabilidad, mientras que el 11,9% que la misma aumentará.

Por último, el 24,6% estimó que no realizarán inversiones durante el año 2019, mientras que el 14,4% considera que sí realizarán.


Anexo metodológico

El relevamiento a locales comerciales fue realizado en el mes de marzo del año 2019, con el objetivo de analizar el desempeño económico de los comercios en Bahía Blanca. Además, exhibir cuáles son las principales problemáticas que impactan sobre la evolución del sector y conocer las expectativas que tienen los actores respecto de los próximos meses.

La encuesta fue realizada en entrevistas personales o telefónicas con encargados y dueños de locales comerciales en 24 barrios de la ciudad. La cantidad de encuestas respondidas fueron 118.


Resumen ejecutivo

-  El 39% de los comercios relevados afirma haber atravesado una fase de achicamiento y el 37,3% presenta estancamiento durante todo el año 2018. Lo que implica que el 76,3% de los encuestados indicó haber tenido un 2018 peor que el año anterior. Por otro lado, el 20,3% de los comercios de la ciudad señala un crecimiento normal, mientras que tan sólo el 3,4% indicó haber atravesado una dinámica de crecimiento acelerado.

-  El 65,3% de los comercios relevados expresa que las ventas disminuyeron, mientras que tan solo el 7,6% manifiesta que las mismas aumentan.

-  El 28,6% de los encuestados señaló que las ventas cayeron entre 20% y 30%, siguiéndole en importancia el 26% que señaló que las ventas cayeron entre el 10% y el 20% durante el año 2018 y el 13% que indicó que la caída en las ventas fue de entre 30% y 40%.

-  Por otro lado, en el 7,6% del total de los comercios que aumentaron sus ventas, es posible ver que las variaciones se dividen en: 44,4% aumentos de 5% a 10%, el 33,3% de crecimiento entre 20% y 30% y, por último, el 22,2% entre 10% y 20%.

-  El 20,3% de los encuestados señala experimentó destrucción de puestos de trabajo en este año, mientras que sólo el 1,7% declara haber aumentado la planta laboral en el 2018.

-  De las empresas relevadas, el 71% no realizó inversiones durante el 2018, mientras que el 29% restante invirtió en dicho período.

-  Del total de los encuestados, el 57% señaló que las ventas en las fiestas de 2018 fueron menores que en el mismo momento del año anterior. Sólo para el 12% las ventas en las fiestas aumentaron.

-  Los principales problemas referidos por los comerciantes fueron: el costo de los servicios públicos (8.6), la caída de las ventas (7.08), la disminución de la rentabilidad (7.07)  y, en cuarto lugar, los elevados costos financieros (5.81).

-  El 58,5% de los encuestados reflexiona que las ventas disminuirán en este año, mientras que el 13,6% supone que aumentarán.

 -  El 22,9% espera una reducción de los empleados ocupados en sus negocios, con el consiguiente aumento del desempleo en la ciudad. Por otro lado, sólo el 4,2% supone que aumentan las plantillas laborales en sus negocios.

 -  Cuando se consulta respecto a la evolución del equipamiento (incorporación de nuevas heladeras o mostradores, por ejemplo), el 11,9% señala que aumentara. En sentido opuesto, el 8,5% indica que se reducirán.

 -  Ante la pregunta acerca de una posible ampliación de la superficie del negocio, el 7,6% indicó que la verán reducida, mientras que el 6,8% que aumentará los metros, ya sea ampliando o abriendo nuevos locales.

 -  El 53,4% preveé que verán reducida su rentabilidad durante este 2019, mientras que el 11,9% que la misma aumentará.

 -  El 24,6% estimó que no realizarán inversiones durante el año 2019, mientras que el 14,4% considera que sí realizarán.


Notas al pie

(1)  Ver "Situación general de los comercios en la ciudad de Bahía Blanca", Centro de Economía Política Argentina, octubre 2018.
(2) Ver más en "Evolución del poder adquisitivo de los trabajadorxs en Bahía Blanca", Centro de Economía Política Argentina, en elaboración.
(3) Para profundizar la situación de las PyMEs bahienses ver “Informe especial N°1, Situación general de las PyMEs en Bahía Blanca, Centro de Economía Política Argentina, Julio 2017.


Descargue el informe

Para descargar el informe haga clic en este enlace.

 

Contacto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.