La relevancia de PAMI en el mercado de los medicamentos: mejoras en la cobertura y crecimiento en la participación recetaria

La gestión iniciada en diciembre de 2019 enfrentó una situación dramática en lo relativo al acceso a los medicamentos de las personas mayores. Al fracaso de la movilidad ideada por Macri pese a la oposición de distintos organismos que nuclean a personas jubiladas y pensionadas que redundó en la pérdida del poder adquisitivo de las prestaciones previsionales y de otras asignaciones como la AUH,  se sumó el incremento desmedido del precio de venta al público y de los precios afrontados por las personas afiliadas a PAMI -en conjunto con el desguace del programa de acceso gratuito a los medicamentos que había sido un baluarte hasta el 2015.

El presente informe analiza lo sucedido en materia de precios en el período posterior, es decir, desde finales de 2019 en adelante.


Morfología de mercado

La cadena de valor se estructura en torno a la figura de los laboratorios, quienes resultan determinantes en cuanto a precios, márgenes de comercialización, mecanismos de financiamiento, y retribuciones a droguerías y farmacia. En particular, los laboratorios son los principales responsables de la formación del precio del medicamento, el cual se da a conocer a través del manual farmacéutico. Si bien este precio de venta al público (PVP) es de carácter sugerido, es empleado por el resto de los actores como referencia para calcular y analizar los diferentes descuentos y márgenes de compra y venta.

Los datos de CILFA (2020) indican que la producción en laboratorios de principios activos (PA) y medicamentos, se encuentra conformada por 354 laboratorios y 229 plantas industriales instaladas en el país, de las cuales 181 son empresas de capitales nacionales. Vale mencionar que se trata de un sector estratégico, ya que la industria farmacéutica y farmoquímica argentina representa aproximadamente un 5% del valor agregado industrial del país.

Noel Mazzucco (2019) en su tesis denominada Mercado de Medicamentos en Argentina: actores, dinámicas específicas y propuesta de regulación, complementa la información e indica que “si bien es cierto que existen una gran cantidad de agentes (laboratorios), al analizar con mayor profundidad la dinámica del mercado puede verse que no se destaca por ser un mercado altamente competitivo. No sólo seencuentraunaaltaconcentraciónhorizontal(ventaenunidadesyvalores)sinoqueademás existen algunos grandes grupos económico con una alta integración vertical. Un claro ejemplo de esto es el grupo Roemmers cuyas propiedades van desde la producción de principios activos al comienzo de la cadena a través de la empresa Maprimed, pasando por una serie de laboratorios (Roemmers S.A.I.C.F, Investi Farma, Nova Argentis, Gramon Millet, Laboratorios Poen S.A. y Ethical Pharma S.A.), la distribuidora Rofina S.A.I.C., la droguería Monroe Americana, y sus acciones en la mandataria Farmalink. A través de esta serie de empresas, cubre casi la totalidad de los eslabones en la cadena de producción y comercialización. Otros grupos importantes son el Grupo Bagó (Laboratorio Bagó,Química Montpellier, Nutricia Bagó, Bioprofarma S.A y acciones en la distribuidora Disprofarma) y el Grupo Sielecki (ELEA, Sinergium Biotech S.A, Compañía Argentina de Investigación Farmacéutica S.A,Phoenix)”.

Mazzuco menciona además que “el segmento de comercialización mayorista, conformado por droguerías y distribuidoras, se encuentra altamente concentrado. Las distribuidoras, que surgieron en la década del 90, son el resultado de un proceso de integración vertical de los laboratorios de mayor tamaño. En poco tiempo, estos actores ocuparon una posición estratégica en la distribucióndelosmedicamentos,desplazandoenpartealasdroguerías.Lacomercialización minorista en cambio se encuentra atomizada, existiendo cerca de 13.000 farmacias en todo el país, a excepción de las cadenas de farmacias que surgieron a partir de los años 90 e implantaron un modelo de negocios diferente al de las farmacias tradicionales (MECON, 2015, p.3)”. Y agrega “las principales droguerías del país son: Droguería del Sud, Droguería Monroe Americana, Droguería Suizo Argentina, Droguería Barracas, Droguería Kellheroff, Droguería Sur y Droguería Mar Jufec. Es también un eslabón altamente concentrado, ya que cuatro droguerías concentran el 70% del mercado (Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas, 2016, p.25).En base a las entrevistas realizadas, se supo que Droguería del Sud se encuentra vinculada al laboratorio Temis Lostaló, mientras que Droguería Monroe Americana tieneal Grupo Roemmers como uno de sus principales accionistas”.


La facturación y rentabilidad del sector

La fuerte concentración que existe en el mercado de medicamentos a nivel mundial, también se evidencia en Argentina. No obstante, la existencia de un alto número de empresas en el mercado, según CILFA, las ventas están concentradas en las principales firmas: las primeras 10 facturan casi el 50% del total y las primeras 20, el 70% del total

En relación con los Balances de las empresas, en el primer semestre de 2021, se observa un aumento en la facturación total de la industria farmacéutica de 66,7% respecto a igual semestre de 2020, como consecuencia del incremento registrado en la facturación de producción nacional (65,5%) y en la reventa local de importados (69,4%). En la facturación de producción nacional se observa un incremento de 69,5% en las ventas al mercado interno y de 37,4% en las exportaciones.

Por su parte, tan solo en el segundo trimestre de 2021, la facturación total de la industria farmacéutica en la Argentina registró 135.420,5 millones de pesos, lo que representa un incremento de 75,8% en relación con el mismo trimestre de 2020. Esta variación surge por los aumentos de 72,7% en la facturación de producción nacional y de 83,8% en la reventa local de importados.


Evolución de precios de venta al público más consumidos por adultos mayores

Los precios de venta al público de los medicamentos presentan distintos momentos a lo largo de la gestión de Alberto Fernández, fundamentalmente diferenciados en dos grandes etapas.

Primera etapa. Durante esta primera etapa, que estuvo caracterizada por la emergencia de la pandemia y las restricciones sanitarias la evolución de precios de medicamentos mostró un incremento moderado. Al principio de esta, en el mes de diciembre 2019 se observa una retracción del precio que promedió 6,1%.

Durante esta etapa, entre diciembre de 2019 y septiembre 2020, se alternaron períodos sin variaciones (como ha ocurrido durante los meses de enero, febrero, abril y mayo) con incrementos en los meses restantes. La suba alcanzó 14,7%, es decir, 1,4% mensual acumulativo.

Segunda etapa. Desde septiembre de 2020 hasta octubre de 2021 se acrecentaron las variaciones mensuales sumando 65,9%, es decir, 4% mensual acumulativo.


Evolución de precios de los medicamentos más consumidos por adultos mayores con cobertura de PAMI

La cobertura específica para los afiliados y afiliadas de PAMI alcanza a la demanda de 4.410.000 personas de más de 60 años, habiendo en la Argentina cerca de 7 millones de adultos mayores –conforme proyecciones del INDEC-. Este dato pone de relieve la importancia de la política impulsada por el organismo para la amplia mayoría de los adultos mayores.

En 2020, la principal política impulsada por el PAMI en relación con los medicamentos fue la ampliación de la cobertura gratuita para una amplia gama de compuesto activos. Sin embargo, no fue la única. Adicionalmente, el PAMI logró un acuerdo con la industria farmacéutica por el cual a lo largo de todo 2020 sólo sufrieron un aumento de casi 6% en marzo, manteniéndose congelados hasta el 31 de octubre, permitiendo de esta forma que aquellos medicamentos con copago no aumenten en la parte que deben abonar las personas afiliadas. Esto implica un beneficio adicional a la política de medicamentos gratuitos.

En el gráfico a previo se puede apreciar la dinámica impuesta por el organismo a la evolución de precios de PVP PAMI. Luego de la implementación, en diciembre de 2019, de un incremento de 5,1% en el PVP PAMI comprometido por la gestión anterior, los precios se mantuvieron congelados durante nueve de los diez meses transcurridos, sólo evidenciando un ajuste en el mes de abril, e incrementos mensuales recién a partir de noviembre de 2020. El incremento de precios entre diciembre de 2019 y octubre de 2021 alcanza 56,1%, es decir, sólo 2% mensual acumulativo.


Comparación entre la evolución de la jubilación mínima y de los precios de los medicamentos más consumidos por adultos mayores

A partir de diciembre de 2019 se produce un fuerte cambio en la evolución de las jubilaciones y de los precios de medicamentos más consumidos por los adultos mayores.

Si se considera el período entre abril de 2018 y hasta noviembre de 2019 se observa que mientras la jubilación mínima se incrementó casi 70% (por cada $100 que cobraba un jubilado en abril de 2018, pasó a percibir $168,9 en noviembre de 2019), los medicamentos se incrementaron más de 160% (si el precio de un medicamento alcanzaba los $100 en abril de 2018, pasó a ser de $260,4 en noviembre de 2019).

La pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos para el período abril de 2018 a noviembre de 2019 fue nada más y nada menos que de 35%.

En el período siguiente, incluso con el impacto de la pandemia, la evolución fue a la inversa.

Mientras que la jubilación mínima se incrementó entre puntas 100,2% (entre noviembre 2019 y octubre 2021), la evolución del PVP de medicamentos más consumidos por adultos mayores sólo se incrementó 90,3%. Es decir, incluso con el incremento de precios de medicamentos mencionado anteriormente, en la segunda etapa del gobierno de Alberto Fernández, las jubilaciones le ganaron a la evolución de precios de medicamentos más consumidos. En el caso de la jubilación mínima, además, hay que considerar en los periodos intermedios el impacto de los bonos.

Asimismo, si se considera la jubilación mínima, que se incrementó entre puntas 100,2% (noviembre 2019 a octubre 2021), y la evolución del PVP PAMI, el resultado es aún mejor: la variación alcanzó sólo el 56,1%. La recuperación del poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos PAMI alcanzó 28,3% a octubre de 2021.


Indicadores comparativos de los últimos tres años

Si consideramos los últimos 3 años, entre octubre de 2018 y octubre de 2021, podemos identificar:

1- Octubre 2018 a octubre 2019: el incremento del PVP superó en 40 p.p. a la inflación e incluso se mantuvo por encima de la variación del tipo de cambio. La jubilación mínima quedó muy retrasada: algo más de 40 p.p. por debajo de la evolución de precios de medicamentos, lo que significa una pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 21,4%.

2- Octubre 2019 a octubre 2020: el incremento del PVP se mantuvo por debajo de la inflación en 40 p.p. a la inflación, y levemente por debajo de la variación del tipo de cambio. En el caso de los precios PAMI, estos apenas se incrementaron 13,4%. La jubilación mínima logró superar ampliamente al PVP y al PVPO PAMI. Esto significó una recuperación de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 9,4% en el caso de PVP y de 23,6% en el caso de precios PAMI.

3- Octubre 2020 a octubre 2021: el incremento del PVP superó la inflación y duplicó la variación del tipo de cambio.  En el caso de los precios PAMI, estos se incrementaron 40,4%, pudiendo las jubilaciones mínimas ganarle levemente en el período.  Esto significó una pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 9,2% en el caso de PVP y un incremento de casi 2% en el caso de precios PAMI.


Evolución del PVP en relación con el tipo de cambio

Suele indicarse desde el sector que, dado la supuesta participación de los insumos importados en el proceso de producción, los medicamentos deberían acompasar la evolución del tipo de cambio.

Más allá de la veracidad del reclamo, lo que percibe es una disociación respecto de la evolución del tipo de cambio a partir de abril de 2021.

La evolución del tipo de cambio y del PVP resulta más o menos homogénea entre noviembre de 2019 y abril de 2021, moviéndose 55,5% y 54% respectivamente.

Sin embargo, entre abril de 2021 y octubre de 2021, el tipo de cambio muestra una variación de sólo 6,8%%, mientras que el aumento de precios PVP en términos anuales es el 23,6%, por lo que los precios de los medicamentos se mueven a 3,5 veces más que el ritmo de depreciación del Banco Central, y esta dinámica debería bajo los supuestos difundidos, accionar como un ancla inflacionaria. Lejos de presentar una asociación directa con la evolución del tipo de cambio, se observa una amplia disociación con la evolución de precios de los medicamentos,llegando a una brecha significativa de más de 20 p.p. en el período (17,4%). A lo largo de este período, la evolución de precios mantiene una curva similar a la del IPC.


Conclusiones

El sector. La cadena se estructura en torno a la figura de los laboratorios, quienes resultan determinantes en cuanto a precios, márgenes de comercialización, mecanismos de financiamiento, y retribuciones a droguerías y farmacia. En particular, los laboratorios son los principales responsables de la formación del precio del medicamento, el cual se da a conocer a través del manual farmacéutico. Si bien este precio de venta al público (PVP) es de carácter sugerido, es empleado por el resto de los actores como referencia para calcular y analizar los diferentes descuentos y márgenes de compra y venta. La fuerte concentración que existe en el mercado de medicamentos a nivel mundial, también se evidencia en Argentina. No obstante, la existencia de un alto número de empresas en el mercado, según CILFA, las ventas están concentradas en las principales firmas: las primeras 10 facturan casi el 50% del total y las primeras 20, el 70% del total. A esto se suma que el segmento de comercialización mayorista, conformado por droguerías y distribuidoras, se encuentra altamente concentrado.

Adicionalmente, cabe señalar que el desempeño económico reciente ha sido positivo. Solo en el segundo trimestre de 2021, la facturación total de la industria farmacéutica en la Argentina registró 135.420,5 millones de pesos, lo que representa un incremento de 75,8% en relación con el mismo trimestre de 2020. Esta variación surge por los aumentos de 72,7% en la facturación de producción nacional y de 83,8% en la reventa local de importados.

La evolución reciente de los precios. Desde diciembre de 2019 pueden identificarse dos etapas. Durante una primera etapa, que estuvo caracterizada por la emergencia de la pandemia y las restricciones sanitarias la evolución de precios de medicamentos mostró un incremento moderado. Al principio de esta, en el mes de diciembre 2019 se observa una retracción del precio que promedió 6,1%. Durante esta etapa, entre diciembre de 2019 y septiembre 2020, se alternaron períodos sin variaciones (como ha ocurrido durante los meses de enero, febrero, abril y mayo) con incrementos en los meses restantes. La suba alcanzó 14,7%, es decir, 1,4% mensual acumulativo.

Desde septiembre de 2020 puede identificarse el inicio de una segunda etapa, que corre hasta octubre de 2021, y donde se acrecentaron las variaciones mensuales sumando 65,9%, es decir, 4% mensual acumulativo.

En relación con el PVP PAMI, se puede apreciar la dinámica impuesta por el organismo a la evolución de precios. Luego de la implementación, en diciembre de 2019, de un incremento de 5,1% en el PVP PAMI comprometido por la gestión anterior, los precios se mantuvieron congelados durante nueve de los diez meses transcurridos, sólo evidenciando un ajuste en el mes de abril, e incrementos mensuales recién a partir de noviembre de 2020. El incremento de precios entre diciembre de 2019 y octubre de 2021 alcanza 56,1%, es decir, sólo 2% mensual acumulativo.

El poder adquisitivo de las jubilaciones medido en medicamentos. Si se considera el período entre abril de 2018 y hasta noviembre de 2019 se observa que mientras la jubilación mínima se incrementó casi 70% (por cada $100 que cobraba un jubilado en abril de 2018, pasó a percibir $168,9 en noviembre de 2019), los medicamentos se incrementaron más de 160% (si el precio de un medicamento alcanzaba los $100 en abril de 2018, pasó a ser de $260,4 en noviembre de 2019). La pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos fue nada más y nada menos que de 35%.

En el período siguiente, incluso con el impacto de la pandemia, la evolución fue a la inversa.

Mientras que la jubilación mínima se incrementó entre puntas 100,2% (entre noviembre 2019 y octubre 2021), la evolución del PVP de medicamentos más consumidos por adultos mayores sólo se incrementó 90,3%. Es decir, incluso con el incremento de precios de medicamentos mencionado en la segunda etapa del gobierno de Alberto Fernández, las jubilaciones le ganaron a la evolución de precios de medicamentos más consumidos. En el caso de la jubilación mínima, además, hay que considerar en los periodos intermedios el impacto de los bonos. Asimismo, si se considera la jubilación mínima, que se incrementó entre puntas 100,2% (noviembre 2019 a octubre 2021), y la evolución del PVP PAMI, el resultado es aún mejor: la variación alcanzó sólo el 56,1%. La recuperación del poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos PAMI alcanzó 28,3% a octubre de 2021.

Indicadores comparativos de los tres últimos años. Analizando los últimos tres años se identifica que:

  1. Entre octubre 2018 y octubre 2019, el incremento del PVP superó en 40 p.p. a la inflación e incluso se mantuvo por encima de la variación del tipo de cambio. La jubilación mínima quedó muy retrasada: algo más de 40 p.p. por debajo de la evolución de precios de medicamentos, lo que significa una pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 21,4%.
  2. Entre octubre 2019 y octubre 2020, el incremento del PVP se mantuvo por debajo de la inflación en 40 p.p. a la inflación, y levemente por debajo de la variación del tipo de cambio. En el caso de los precios PAMI, estos apenas se incrementaron 13,4%. La jubilación mínima logró superar ampliamente al PVP y al PVPO PAMI. Esto significó una recuperación de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 9,4% en el caso de PVP y de 23,6% en el caso de precios PAMI.
  3. Entre octubre 2020 y octubre 202, el incremento del PVP superó la inflación y duplicó la variación del tipo de cambio.  En el caso de los precios PAMI, estos se incrementaron 40,4%, pudiendo las jubilaciones mínimas ganarle levemente en el período.  Esto significó una pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos de 9,2% en el caso de PVP y un incremento de casi 2% en el caso de precios PAMI.

El PVP y el TC. La evolución del tipo de cambio y del PVP resulta más o menos homogénea entre noviembre de 2019 y abril de 2021, moviéndose 55,5% y 54% respectivamente. Sin embargo, entre abril de 2021 y octubre de 2021, el tipo de cambio muestra una variación de sólo 6,8%%, mientras que el aumento de precios PVP suma 23,6%, por lo que los precios de los medicamentos se mueven 3,5 veces más que el ritmo de depreciación del Banco Central. Esta dinámica debería bajo los supuestos difundidos, accionar como un ancla inflacionaria. Lejos de presentar una asociación directa con la evolución del tipo de cambio, se observa una amplia disociación con la evolución de precios de los medicamentos, llegando a una brecha significativa de más de 20 p.p. en el período (17,4%).


Anexo


Instituciones autoras de este informe


Registro bibliográfico

Informe CEPA N° 218, ISSN 2796-7166.


Descargue el informe

Para descargar el informe haga clic en este enlace.

Contacto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Identificador bibliográfico
ISSN 2796-7166